domingo, 3 de octubre de 2010

Foto de Felipe Mirabal el verdadero padre de Raul Castro

Por cortesia de los senores del "Guama"periodico de Recreo e instruccion http://el-guama.blogspot.com/2010/09/testigo-en-su-dia-por-guicho.html aqui tenemos una foto del presunto padre de la criatura, el Guardia Rural Felipe Mirabal



...con el que el titular, una vez ampliada la foto, se ve que  guarda un cierto y sospechoso parecido



Esmiriado y achinado desde su nacimiento, Raul no guarda demasiado parecido con sus hermanos mayores, Ramon y Fidel, mucho mas altos y robustos...

y se supone fruto de una relacion ocacional de su madre Lina Ruz, con el tal Felipe "el Chino" Mirabal, amigo de la familia, y a la sazon jefe de la Guardia Rural de Biran.

Primero criada y luego barragana de Angel Castro mucho mayor que ella, Lina Ruz tenia fama de ser una  «persona vulgar» que  «trabajaba muy duro». «Soltaba palabrotas como un machetero, no tenía educación y era casi iletrada.» «De aquí para allá, de un lado a otro, de pie o a caballo, con un revólver Colt a la cintura,
calzando botas altas bajo los vestidos sueltos, así era Lina», describe Claudia Furiati, biógrafa  de Fidel Castro. Y a todo ello tendriamos que agregar...ligerita de cascos



Mirabal tambien era padrino de un hija ilegitima de Batista, llamada Elisa, y Batista, se ha rumoreado muchas veces, fue el padrino de Raul, como se ve, todo quedaba en casa...




Felipe Mirabal, condenado a muerte después de la Revolución por su pertenencia al SIM, el Servicio de Inteligencia Militar del dictador Fulgencio Batista, se salvó del paredón milagrosamente, al parecer por la intercesión del mismisimo Raul

En fin anecdotas curiosas de la familia medieval que "reina" en Cuba



Enhanced by Zemanta
Reacciones:

3 comentarios:

  1. Cuando la policía de Batista fue a la casa de mi madre, dirección mía de soltero en Luyanó. Mi madre llamó a Manuela, hermana de Teresa, mi esposa. No teníamos teléfono en nuestro apartamento en Altamira, calle O. Manuela fue a nuestro apartamento para avisarnos. Salimos inmediatamente y dormimos en la casa de mis suegros en la calle 19, en el Vedado. Al día siguiente un amigo me puso en contacto con el comandante batistiano Chino Mirabal, y lo fuí a ver. Lo primero que me dijo, estas metido en algo subversivo.? Le dije no (en aquella fecha yo todavía no me había unido a una celula del Movimiento de Resistencia.)
    Mirabal me dijo: Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada. Le dije, no estoy en nada. Me dijo entonces te voy a enviar a la oficina de Mariano Faget. Fuí allá, en una colina pegada al puente sobre el Almendares. Faget me recibió, me hizo algunas preguntas y ma mandó a esperar en un local, bajando por una escalera de caracol. Me retuvieron allí por cuatro horas. Faget se iba, y me dijo: nosotros no tenemos nada en contra suya, pero ande con cuidado, si está en algo, Ventura o Carratalá lo cogerían preso!!
    Es de destacarse que en la época de la dictadura de Batista, un amigo le hablaba a otro amigo, y te tendían una mano, como el Chino Mirabal diciéndome, “Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada.”
    En la dictadura de los Castros se acabó ese concepto de la amistad: con el terror inhumano de los Castros, nadie se atrevía al riesgo de tener contacto con un desidente.
    …..

    Un amigo que participó en el ataque al cuartel de Bayamo el 26 de julio de 1953, y que después conspiró contra Fidel, me contó una anécdota que escuchó cuando estaba preso en La Cabaña:

    Un día abrieron la puerta de una celda común en La Cabaña y tiraron dentro a un hombre visiblemente impedido por heridas. Era el Comandante del ejército Rebelde Sorí Marín. Había sido capturado en la clandestinidad. Sorí se había desilusionado del rumbo que Fidel había tomado y estaba conspirando.

    La celda tenía la poca iluminación de una cuantas ventanillas en lo alto de las paredes. Sorí, poco a poco, pestañeando, comenzó a ver. En eso un hombre, con voz fuerte, le dijo “Comandante Sorí, le voy a dar mi catre para que se acueste en ella.”
    Sorí balbuceó, “Mirabal, no, no, yo no puedo.” Mirabal le contestó, “Sorí, aquí sólo somos hombres.”

    El Chino Mirabal llevaba mucho tiempo en La Cabaña, condenado a fusilamiento, y tenía una de los pocos catres de la celda común. Sorí Marín había presidido el tribunal revolucionario que había condenado a Mirabal a pena de muerte.

    El amigo de esta historia me contó que a Mirabal nunca lo fusilaron; a los prisioneros políticos los cambiaban de ubicación de vez en cuando. Así coincidieron en la misma prisión un par de veces.

    En una de esas ocasiones estaban haciendo trabajo forzado cortando caña. En un receso al mediodía, sentados bajo la sombra de un árbol, él le pregunó, “es verdad que tu eres el padre de Raúl?

    Mirabal le respondió, “no, chico, esas son habladurías de la gente.

    ResponderEliminar
  2. Cuál es el origen de la mama de los dos engendros mascotas de rockefeller que despues lo mandaron con los rusos?. Eso parece alguna jugada con algún proposito oscuro

    ResponderEliminar