SALVAJISMO

viernes, 27 de abril de 2012

Tiran perros vivos para alimentar a cocodrilos en la Ciénaga de Zapata

[26-04-2012]
Joisy García Martínez y Carlos B. García Ocampo
(www.miscelaneasdecuba.net).- Voz, por los que no la tienen. Ventana al futuro.

El justo cuida de la vida de su bestia, mas el corazón de los impíos es cruel.
Proverbios 12: 10

En esta vida que transitamos, como promedio general, entre unos 70 u 80 años, Dios en su sabiduría y perfección, creó como a hermanos existenciales menores a los seres vivos que nos acompañan diariamente, tanto para ayudarnos a vivir, embellecernos la vida, o como alimento, para lo cual no sólo exige humanitarismo, sino también no derroche, no depredación.

Debido a la sostenida hambruna social, la carencia notoria de alimentos, tanto y más para los animales, la carestía de la vida aciaga por la responsabilidad de un régimen político que tanto ofreció y tanto nos ha arrebatado, reflexiono en torno a los que quizás más han sufrido, nuestros animales.

Duele ver la absoluta irresponsabilidad e impunidad con que muchos dueños maltratan, matan o dejan ciegos, lisiados, cojos etc. a sus propios animales, los cuales no pueden defenderse ni tener voz, y sin lamentablemente tener a nadie que haga nada sustancial, que los alivie de tanto martirio.

Recientemente, se supo que en la Ciénaga de Zapata, en cierto criadero de cocodrilos los alimentaban con perros vivos. Como verdugos gratuitos observaban el sufrimiento canino y disfrutaban de las horribles orgias de sangre noble e indefensa. Ante la vista pública y sin pudor vergonzoso, hay quienes apalean a cansadas y hambrientas bestias mal alimentadas, caballos, bueyes, perros etc.

Se sabe, que no pocos cuatreros en su afán de robar carnes en peligrosa apropiación provocada por la ineficiencia productiva, e injusta distribución, en ocasiones aun con el animal vivo, le arrancan miembros, dejándolos que mueran lenta y desgarradoramente, lo que además muestra el subdesarrollo espiritual y humano de algunas personas sin corazón y gandinga. Devenidos hombres nuevos de lo que sería el futuro, nuestro traumatizante hoy.

Con un profundo talento de perfeccionamiento social, la oposición pacífica ha venido desarrollando su programa de fortalecimiento de la sociedad civil, que con toda maldad política totalitaria fue básicamente destruida, para con ello, en total estado de indefensión, cada individuo, colectividad, etc., dependiera de la voluntad hegemónica de la prepotente y siempre parcial conveniencia gubernamental.

Si alguien quisiera saber qué es estado de indefensión por destrucción de la sociedad civil, debe analizar muchísimas indefensiones de aquellos que caen en la impotencia de depender de la "justicia" siempre parcializada para los que disienten y que son tratados peor que ilotas en la época del imperio romano, pero en este caso siendo  ciudadanos.

Aquel abusador y oportunista concepto de "dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada" tiene muchas aristas, todas cortantes y peligrosas para el ciudadano de a pie. Por eso el pueblo ha sufrido el bloqueo gubernamental de no poder crear cuanta organización o asociación, que persiga una finalidad socialmente utilitaria, independiente de la política oficial vejatoria y prepotente.

Lo anterior incluye el impedimento de la creación de una fuerte asociación nacional de protección a los animales, más allá de lo que ha sido la vitrina del totalitarismo sobre vedas de caza y pesca, sólo prohibidas realmente para los de a pie, pues sobradamente bien se conoce, que los iguales no igualitarios gozan entre sus múltiples dulcísimas mieles del poder de los privilegiados cotos de caza y pesca, como las existentes en las reservas para caza de ganado mayor en Holguín, Pinar del Rio y toda la cayería de la zona sur de la Isla-Finca del reino castrista.

La sabiduría de la vida está probadamente recogida en los múltiples libros sagrados existentes, comenzando por la Biblia con las exigencias y tendencias al trato humano a todos los animales.
Hay muchas citas, observaciones, etc., que obligan a la humanización del trato y por ventura, en las verdaderas democracias, las organizaciones de los sistemas civiles para la protección de los animales, son tan fuertes, que no pocos impíos tienen temor a enfrentarlos, con maltratos indebidos, toreos ilegales, cazas prohibidas, peleas de perro, etc., o por el placer diabólico de verlos morir por la muerte en sí misma.

Es por todo esto y mucho más que en una futura sociedad cubana democrática, libre y humanizada, deberá organizarse, para proteger a esos hermanos menores vivenciales, que no sólo los proteja contundentemente, sino que nos entregue ese lado de felicidad que brinda el ver y ayudar a hacer felices a todos los que nos rodean.

Tanto abuso y criminalidad contra los animales, con su impunidad creciente, es una prueba más de la incapacidad estatista del totalitarismo para abarcar el todo de la sociedad civil, que en este campo como en el político, económico y social, ha conducido al país a una catástrofe. Avanzar en este sentido y defender a los que no tienen voz es nuestra obligación, acción que nos permitirá acercarnos a la dañada expectativa de aspirar a una mejor nación.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
 

Archives