lunes, 7 de mayo de 2012

Elucubraciones

Elucubraciones 

Carolina Jaimes Branger 

Lunes, 7 de mayo de 2012 

Yo me cuento entre quienes pensaron que lo del cáncer era un cuento. No 
chino, sino cubano. Porque ¡qué tumores tan oportunos! El primero 
apareció cuando Chávez caía y caía en las encuestas. El segundo, después 
del triunfo clamoroso de Capriles en las primarias. El primero detuvo la 
baja de la popularidad, lo estabilizó e incluso lo hizo subir. El 
segundo, volvió a ponerlo en el centro de los temas de interés nacional. 


Al gobierno le molesta que los ciudadanos hagamos elucubraciones. Le 
causa un profundo disgusto que hagamos ejercicios de imaginación ¿sin 
darse cuenta? de que son ellos mismos quienes ponen en marcha nuestra 
gimnasia mental. Casi catorce largos años de perfeccionar la técnica de 
poner en marcha un rumor para luego, de manera agresiva, burda y 
maniquea, acusar a la oposición de fascista, golpista y desestabilizadora. 
¿Cómo no especular, por ejemplo, sobre la enfermedad del Presidente? 
¿Cómo no hacer conjeturas sobre si tiene o no cáncer, dónde lo tiene y 
cuán grave es si el Ministerio de Información no informa, no aparecen 
partes médicos por ninguna parte (excepto las declaraciones de Fidel 
Castro, el “médico” particular) y aparentemente ni en el círculo cercano 
saben con exactitud qué es lo que tiene? La salud del Presidente de la 
República nos compete a todos... ¿por qué ponernos a jugar a las 
adivinanzas? No es perico de los palotes quien está enfermo: es el 
Presidente. Su destino afecta a toda la nación. Y más en el caso de 
Chávez, que ha acumulado tanto poder en un país donde nadie del gobierno 
se mueve sin pedirle permiso. 


Yo me cuento entre quienes pensaron que lo del cáncer era un cuento. No 
chino, sino cubano. Porque ¡qué tumores tan oportunos! El primero 
apareció cuando Chávez caía y caía en las encuestas. El segundo, después 
del triunfo clamoroso de Capriles en las primarias. El primero detuvo la 
baja de la popularidad, lo estabilizó e incluso lo hizo subir. El 
segundo, volvió a ponerlo en el centro de los temas de interés nacional. 

Hay apariciones y desapariciones; durante las segundas se destapan olas 
de rumores (sobre las cuáles por qué no elucubrar que vienen de la "sala 
situacional" de Miraflores): que si está mal, peor pésimo. Que si está 
en coma. Que si está muerto... Que si lo tienen congelado mientras Fidel 
decide qué se va a hacer en Venezuela. Todo esto para que al final del 
rumor aparezca Chávez como un toro bravo, sin mayores indicios de estar 
enfermo, a no ser por la hinchazón característica del tratamiento con 
esteroides, que no se usan siempre para tratar el cáncer… hay variedad 
de condiciones que responden a esa terapia. 

La cadena del lunes pasado también fue una invitación a las 
elucubraciones. El cambio de salón, el cambio de podio, el mismo odio, 
pero sin la fuerza anterior. Un Chávez disminuido se dirigió a la nación 
después de un silencio inusual de varios días. El "carómetro" fue el más 
“carómetro” de todos los “carómetros” que hemos visto en TV. El 
"homenaje" de presentarse encorbatados quienes usualmente se presentan 
inapropiadamente vestidos para las ocasiones más importantes. La 
resurrección de José Vicente Rangel, muy significativa por demás: el 
“hombre fuerte” que sale de la reserva para ¿ocuparse de la transición 
en caso de que pase algo?... ¿quién mejor que alguien que ha sido 
candidato a la presidencia de la república tres veces y 
vicepresidente?...  

La dificultad de Chávez al momento de firmar, el que 
haya escrito "justicip" en vez de "justicia". Por Twitter aseguraron que 
“social” tampoco lo escribió bien, pero eso no lo vi, de manera que no 
lo puedo asegurar. El final abrupto de la cadena (entiendo que cuando la 
repitieron estaba editada). Cuando yo la vi, que la vi en vivo, Chávez, 
después de gritar “¡Viva la vida!” hizo un rictus, no sé si de dolor o 
por una emergencia escatológica de ésas que sin pudor nos ha narrado en 
cadena nacional y la cámara de inmediato enfocó el cuadro del Libertador 
y se terminó la cadena… Hay quienes dicen que se puso a llorar, pero el 
cuento de que haya sido un lagrimeo también lo elucubro, porque las 
lágrimas le hubieran rendido beneficios. Por primera vez consideré que 
lo del cáncer pudiera ser verdad, no porque no le crea a Nelson 
Bocaranda y a otros excelentes periodistas, sino porque yo no le creo 
nada a Chávez. 

Y esto es buscado: rumores que van, rumores que vienen, historias 
"pa'lante", historias "pa'trás", después no se quejen de las elucubraciones. 

@cjaimesb 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada