domingo, 13 de mayo de 2012

@guillemaro IBERICADAS EN LETRINOAMERICA





No es que me preocupe mucho la vida y el bienestar de los empresarios españoles (yo les llamo justamente, esclavistas) llegue a este hermoso país justo cuando los políticos de turno alegremente le daban una patada en el culo a las pesetas para pasarse al euro en aras de la modernidad, esa misma modernidad que hoy somete injustamente a todos los españoles a los dictados y caprichos de Alemania, país que ha logrado con la economía lo que no logro Hitler con el fascismo.
Como dije anteriormente me importa una mierda el destino de los cabrones empresarios españoles, en todos estos años de residencia en la península ibérica solo he podido firmar contratos laborales por 40 horas semanales, que acto seguido se convertían en la vida real y cotidiana en 65 horas semanales o más, pero la retribución continuaba inamovible en las míseras 40 horas pactadas desde el primer día, otros ni eso, te proponían directamente que le trabajaras sin estar contratado y sin ninguna seguridad, ni si quiera la de cobrar al termino del mes.
Ahora a lo que vamos, la viuda roja “Cristina la Patotera” abre fuego y da inicio al calculado complot contra las empresas españolas comenzando por YPF y continuando con multa a Telefónica y esto no se acaba aquí, al parecer se atraganta en la discusión con un trozo de jamón ibérico y lo prohíbe también en los 3.745.247 Km² que conforman territorio nacional, el primero de mayo “el día del esclavo trabajador” “El zocotroco de los pollos gay” Evo Morales, se suma al complot y les mete un tumbe a los gallegos con la empresa Red Eléctrica Española, aunque a continuación con un surrealismo asombroso ese mismo día le promete respeto, guarda y custodia a Repsol otra empresa española enclavada en su territorio, mientras el empresario (el esclavista) asentía ambiciosamente con la cabeza, creyéndose todo lo que decía en su discurso el zocotroco Morales, “El pollo gay”, con el perdón de los Gay y los pollos por la fatídica comparación.
Y en estos días asistimos a unas declaraciones sorprendentes del ministro de exteriores español José Manuel García-Margallo que nos decía que no iría a la isla de los esclavos mientras los Castro no le permitieran reunirse con la oposición interna, o sea que no irá nunca, pero como todos sabemos que en diplomacia lo que se dice en público no es lo que se piensa, no es lo real, a mí entonces se me antoja que esta pataleta de Margallo no es por gusto, ya los secuaces de Raúl a estas alturas deben haber tratado algún tema preocupante con los empresarios españoles asentados en el panóptico caribeño, para que el canciller Margallo se viera obligado, como se dice en la jerga callejera cubana, a pitar rega’o.
Los empresarios españoles comienzan a pagar el precio por jugar a hacer dinero fácil, con países que no practican la democracia, o la practican de manera poco clara y que para sus conceptos, el respeto al derecho ajeno, es la guerra, la metedera de pie y la extorsión, se empieza a dibujar mas claro el plan siniestro contra la derecha española en el poder y su procedencia, entre las expropiaciones de Argentina, las de Bolivia, el nerviosismo de Margallo respecto al trato de la dictadura cubana con la oposición dentro de la isla, (que no en Madrid, que hasta la ayuda les han quitado y no hay intensión de ayudarles) y las tierras que les agito en Venezuela el “Gorila bolivariano” Chávez, ya vemos más claro un perfecto complot, de seguro tramado y orquestado desde La habana. Y espérense no se levanten a orinar que en esta película, lo peor todavía está por llegar. ¿Caerán los hoteles de Varadero? No les cuento el final si no, no tiene gracia.
A mi me preocupa esta situación que están enfrentando los empresarios españoles en “Letrinoamerica” lo mismo que les preocupo todos estos años a ellos, las condiciones y formas de pago de la dictadura para con sus trabajadores esclavos contratados en territorio cubano, nada. Señores es que cuando uno tiene cierta edad le alimenta más el resentimiento que la inocencia y el perdón. Ojo por ojo o como bien se dijera aquí en la península, ¡¡¡A tomar por culo cabrones!!!